RINONECA.

La encuentras cerca del mar. Pidiendo paso entre las rocas, o rociando vida a los kilómetros de arena. Si la sacas de allí, sólo puedes alimentarla con agua salada.

Sus hojas, que crecen desgarbadas y ágiles, lucen un abanico de verdes y azules. Cuando la brisa las balancea, puedes imaginarte olas que llegan . . . → Read More: RINONECA.

REFUGIO

Marcaba las 10:15. Movió de nuevo la cucharita dentro de la taza, pequeña y descascarillada. Volvió a revisar el móvil, aprovechó para cubrir su cuello con el pareo y colocarse la melena hacia un lado, alborotada y algo quemada por el sol. Un rizo buscaba susurrarle sin permiso.

. . . → Read More: REFUGIO

OLIVOS

Dejaron el mar atrás. Se despidieron de los tonos cálidos en los se habían amparado durante quince días, de las olas rabiosas sobre las que habían saltado agarrados de la mano, sin poder vencerlas. El sudor caía por sus cuellos al subir al coche, bajaron . . . → Read More: OLIVOS