LAS SIETE.

Nadie sabía cómo lograban escalar hasta esos cables, cómo se aposentaban y, mucho más complicado, cómo se mantenían en equilibrio a lo largo de las horas. Ni cómo,  de vez en cuando, conseguían girarse si  les molestaba el sol.

Cuando la ciudad decidía invitar al día, ellas ya estaban . . . → Read More: LAS SIETE.

NO SÓLO PASA EN LAS PELÍCULAS…

(porque pasó ayer….)

Su cara se ilumina cuando nos lo cuenta, se aparta el flequillo y observamos unos ojos bulliciosos, que respiran emoción. Mientras, hace mover una melena que, para algunos, estaría al límite de lo que corresponde para su edad.

Me prepara el desayuno cada mañana, y me abraza. . . . → Read More: NO SÓLO PASA EN LAS PELÍCULAS…

MIRADAS

Lo ve allí arriba. Se aguanta en el atril con una mano, fina y arrugada, con la otra, sin saber demasiado cómo, intenta ajustar el micro. El bastón se lo ha dado a la azafata una vez ha conseguido llegar.
Con el dedo índice empuja las gafas, con lentitud, y luego, sin darse . . . → Read More: MIRADAS

SIN VOZ

Sin voz suficiente para susurrarte,
para dejar fugarse esos te quieros
ahorcados por el pánico,
yacidos sin orden en la cárcel del sosiego.
Sin voz para darte un gracias transparente
desde ese incendio que ahora es mi estómago,
mejor desfigurado entre otras palabras, otros signos, otros gestos
que no patalee,
que no comprometa.
Sin voz para acompañar mi mirada hacia tus ojos
y que . . . → Read More: SIN VOZ

REFUGIO

Marcaba las 10:15. Movió de nuevo la cucharita dentro de la taza, pequeña y descascarillada. Volvió a revisar el móvil, aprovechó para cubrir su cuello con el pareo y colocarse la melena hacia un lado, alborotada y algo quemada por el sol. Un rizo buscaba susurrarle sin permiso.

Hacía rato que . . . → Read More: REFUGIO

TANTAS VECES DESDE ESE DÍA.

Tuvo que huir. Dejó la camisa sobre el mostrador, no dijo adiós al dependiente, ni dio las gracias. Chocó, no se acuerda con quién, pidió perdón, en voz baja. No podía avanzar más rápido.

En el coche subió el volumen del CD, las letras de las diferentes canciones se golpeaban sin conseguir rebajar la melodía . . . → Read More: TANTAS VECES DESDE ESE DÍA.

NO SÉ EN QUÉ MOMENTO

Nos reíamos bajo las sábanas mientras tentábamos nuestros cuerpos con besos que sorteaban manchas del pasado. Las noches se convertían en paraísos en los que el aroma del otro se impregnaba con el peligro de no ser vetado.

No sé en qué momento nos vimos tomando café con los cabellos . . . → Read More: NO SÉ EN QUÉ MOMENTO

EL MISMO SUSURRO

Te vi acercarte mientras mantenía una conversación, hoy ya no recuerdo con quién, ni si me interesaba lo que contábamos.  Me mantuve inmóvil. Te vi acercarte mientras jugaba a enredar un mechón entre mis dedos.  Mi vista, sin permiso, decidió escapar hacia algún rincón donde no pudieras descubrirla.

Conservabas tu caminar elegante, ese porte ajeno . . . → Read More: EL MISMO SUSURRO

OLIVOS

Dejaron el mar atrás. Se despidieron de los tonos cálidos en los se habían amparado durante quince días, de las olas rabiosas sobre las que habían saltado agarrados de la mano, sin poder vencerlas. El sudor caía por sus cuellos al subir al coche, bajaron las ventanillas . . . → Read More: OLIVOS

CON LOS CINCO SENTIDOS

Quiero

sentir tu aliento asaltándome el flequillo

retar a unos ojos fisgones que no miran y yacer en ese verde salvaje

poder calmar el temblor de tu pierna con . . . → Read More: CON LOS CINCO SENTIDOS