LAS SIETE.

Nadie sabía cómo lograban escalar hasta esos cables, cómo se aposentaban y, mucho más complicado, cómo se mantenían en equilibrio a lo largo de las horas. Ni cómo,  de vez en cuando, conseguían girarse si  les molestaba el sol.

Cuando la ciudad decidía invitar al día, ellas ya estaban . . . → Read More: LAS SIETE.