PEDRO TEIXEIRA 10, 1º 9.

Llegué de forma repentina, sin darme casi cuenta, obedeciendo a circunstancias no buscadas, de esas que sin querer ni saberlo te empujan hacia un lugar mejor. Un simple sitio físico que se convierte en un propio espacio vital.

Lo hice descendiendo algunos pisos, con la sensación de que en cada uno se iban espolvoreando los rastros de esos primeros diez u once años….esas noches reflectantes que se apagaban de madrugada al sabor de unos spaguettis y una guitarra, esas jornadas de amigas a máximo volumen, de visitas de barna sin turno de entrada, de vaivenes románticos que se diluían entre el infantilismo y la ilusión. Con cada peldaño bajado se alejaban, sin saberlo, esos días de juventud arañada, esos días en los que importaba contar cada segundo para no perder un ápice de vida.

Ya en la primera planta desembarcaron los cambios, la combinación de trabajos, el aterrizaje a situaciones laborales desconocidas. Una vez más las ganas tumbaron al desconocimiento, la inconsciencia ganó el pulso al respeto. Descalzándome los tacones y haciendo crujir el parquet frío fui sellando mi sitio, acogida por una luz agradable y reposada, por unos muebles robustos y grandes, ya míos.

Sin haber deshecho aún las cajas se colaron besos con permiso y risas sinceras que se quedaron bailando sin compás, sin encontrar un lugar seguro, su hueco valiente. Aprendí a leer los viernes por la noche, a oler el café sin prisas, incluso a decirle adiós. Continuaron las buenas costumbres, ahora ya con otro ritmo, ahora ya con forma específica. Pusimos paneles para proteger una intimidad que poco a poco decidió desnudarse y comenzar a batallar para entenderse a sí misma. Colgamos lámparas, cuadros y fotos, añadí letras para formar palabras, algunas a la venta, otras sólo para escribirlas, escucharlas, sentirlas. Decoré con mis reliquias y hasta con las preciadas máquinas. Celebramos fiestas, dejamos volar globos con deseos, fuimos rock stars y brindamos muchas veces. Se acomodó el insomnio, aparecieron proyectos nuevos, me hice socióloga, se consolidaron amistades que me empujaron hacia otras formas de ver la vida. Entraron y salieron nombres, cayeron lágrimas a las que una misma aprendió a darles respuesta sin necesidad de mirar al de enfrente. Muchas sonrisas, infinitas ilusiones.

Después de cuatro años ha sido ruido el que me ha obligado a hacer las maletas. Hoy ya sé que es sólo una excusa, que tocaba irse. Conmigo se transportan algunos de esos muebles, muchos recuerdos, todas las experiencias. Sin ello no hubiera podido llegar a estas nuevas alturas, a vivir lo acontecido.

Veremos cómo oteamos la vida desde aquí arriba. Cómo la aprendemos. Cómo la disfrutamos.

PD.: Pablo Neruda – Soneto XCVII
Hay que volar en este tiempo, a dónde?
Sin alas, sin avión, volar sin duda:
ya los pasos pasaron sin remedio,
no elevaron los pies del pasajero.
Hay que volar a cada instante como
las águilas, las moscas y los días,
hay que vencer los ojos de Saturno
y establecer allí nuevas campanas.
Ya no bastan zapatos ni caminos,
ya no sirve la tierra a los errantes,
ya cruzaron la noche las raíces,
y tú aparecerás en otra estrella
determinadamente transitoria
convertida por fin en amapola.

NO SÓLO PASA EN LAS PELÍCULAS…

(porque pasó ayer….)

Su cara se ilumina cuando nos lo cuenta, se aparta el flequillo y observamos unos ojos bulliciosos, que respiran emoción. Mientras, hace mover una melena que, para algunos, estaría al límite de lo que corresponde para su edad.

Me prepara el desayuno cada mañana, y me abraza. No os penséis que se lo cuento mucho a mis amigas, porque me miran un poco así….

Y sonreímos absortas, dispuestas a escuchar cada capítulo de una historia que tiene tintes de película.

Ella acaba de jubilarse, tiene 60 años y, hasta hace unos pocos meses, vivía en un pueblo cerca de Barcelona. Se ha trasladado a Madrid. Por amor, con la fuerza de sus cuatro letras. Nos explica, combinando catalán con castellano, que hace un par de años que sale con un señor de la capital, sí, con un adulto mayor, o como queramos llamar ahora a las personas que han vivido (si por vivir entendemos que corra el calendario) ya más de lo que ahora les queda.

Creo que está siendo la vez que más enamorada estoy. Ni con el padre de mis hijos, ni con otras historias que he tenido desde que me separé. Además ahora es mejor, lo vivo todo con más experiencia.

En los últimos tiempos diferentes circunstancias le han obligado a romper rutinas, desprenderse de un pasado, recolocar sentimientos, y en medio de una voraz vorágine emocional, apareció él.

Me lo presentó un amigo, empezó ayudándome con temas de papeles que tenía que resolver, aconsejándome…Nos dimos cuenta los dos que había algo.

Se alarga la falda del vestido, un traje oscuro que mantiene con juventud y respeto los años que tiene. Se ríe de forma constante, con ese descaro que tiene la felicidad cuando quiere contagiarse.

He estado nerviosa, a momentos he pensado que esto no iba a salir bien, pero…hay que intentarlo, no?

Le pregunto cómo se siente en la capital, y nos cuenta que echa de menos a su hija y a sus amigas, y a una hermana. Que la idea es ir yendo de forma periódica a su casa de allí. Para ver el mar, y controlar las plantas.

Yo lo achucho mucho. Porque soy muy cariñosa. Él dice que él más, pero no…a mí me gusta darle abrazos, y él se deja….

Le decimos que le va a encantar Madrid, que disfrutará mucho. Que esta ciudad es una buena aliada para recién llegados.

Aquí hacemos muchas cosas, vamos al teatro, salimos. Estoy aprendiendo a moverme en metro. Son muchas experiencias nuevas.

Y vuelvo en moto sonriendo, y pensando que quizás, Cuando menos te lo esperas no era sólo una película de cine. Que al final, la realidad existe y es para valientes, y que la valentía, sin duda, no tiene edad.

PD.: Gracias mYmO por haberme dado la oportunidad (casual) de conocerla.

El Parque.

Se sentó. Quizá fuera el mismo banco. No lo recordaba. La tarde era desagradecida y no había nadie. Nadie paseando perros. Nadie cruzando.

Aquella noche tampoco. Aquella noche solo la luna había sido cómplice. Mírala. ¿Nos sentamos un rato? Y se habían desplomado entrelazando sus manos, dejando escapar unos besos prudentes por sus nucas tímidas, ya algo ebrias. Me gusta más cuando parece la de Las Mil y Una Noches, es más de uno mismo, ¿no crees? Sí, a mí también. Sonrieron. Ese día era llena.

Se tapó mejor con la bufanda, que oprimía con autoridad sus labios y borraba el carmín con cada leve movimiento. Miró hacia arriba. Las nubes se empujaban sin forma ni cortesía, su pelo andaba alborotado. Sin consciencia esparció la tierra con el pie, el ruido le hizo zarandear la cabeza, sin fuerza, buscando otro punto donde apoyar su mirada. Un balcón. Una rama. Rehizo sin pestañear el cuadrado con detalle, imaginándose cada mañana subiendo cualquiera de esas persianas que ahora franqueaban la intimidad del lugar.

Es como si estuviéramos en París, ¿verdad? Oh là là. ¿Querrás que vayamos? ¿Al de verdad? La abrazó con delicadeza, acercando su oído hacia su pecho, huidizo, voluptuoso. ¿Estoy oyendo un sí? Bueno, con una casa aquí yo me conformaría. Rieron.

Dio vueltas al anillo, haciéndolo rodar con cada nota que sonaba en su cabeza. Esa melodía entraba en escena siempre sin permiso, sin estar nunca segura de querer darle paso. La tarareó bajito. Sonó un whatsapp. Lo leyó y siguió cantando hasta acabar la letra. Tecleó la respuesta de forma rápida. Voy, no tardo ya nada.

PD.: Creo que fue Robin Lane Fox el que preguntó en su clase de Oxford para qué servía un jardín y se encontró con la respuesta maravillosa de un alumno: para besarse. La vida transcurre en lugares y nuestro oficio no puede evitar que esos lugares se asocien a las experiencias personales de cada uno. (Blitz. David Trueba)

BENDITO ÉL.

Esto pasó ayer. Sábado 9:30 de la mañana. Con un poco de frío me sitúo con la maleta, el ordenador, el bolso (séase, algo cargada) a esperar el 27 para bajar a Atocha. Voy con el tiempo más o menos justo para llegar al AVE. Subo en el autobús y como se me ha gastado el bono, hago acto de pagar un con un billete de 10 euros.

El señor conductor, algo yo creo malhumorado por tener que trabajar en sábado, o quién sabe, quizás había tenido insomnio como yo y no estaba del todo de buenhumor (no era mi caso), me contesta que NO. Así con mala cara y con talante de pegarme la bronca. Que con ese billete NO_O (cada vez sonando más alto). Que además a esas horas de la mañana por supuesto no tiene cambio. Una empieza a agobiarse, rebusco en el bolso y no…no tengo suelto para un euro y medio. La cara de pena se me pone sola, agobio porque me toca bajarme en la siguiente parada, y o bien buscar cambio, y si hay tiempo coger otro bus, o parar un taxi y se acabó (cosa que me producía un poco de rabia porque para eso habría podido apurar un poco más el despertador).

Pero de repente oigo un algo….no sé muy bien qué….un simple susurro…. Me giro y un hombre sentado en los primeros asientos (debían estar todos los viajeros entretenidos cual espectadores de un sktech bastante malo) me enseña dos billetes de cinco que saca de su cartera.
El hombre era indio, o quizás pakistaní. O a saber. De tez morena, flequillo no del todo limpio. Con dientes gastados y camisa de los años setenta.

Le doy las gracias. Seguro que no le importa?. Más gracias. Me sonríe. Pago (obvio ponerle gesto digno al conductor, felices los felices…).

Le vuelvo a dar las gracias al pasar delante suyo con mis trastos. Me vuelve a sonreír.

Y nos preguntamos qué hacen aquí?

Pues por de pronto, AYUDARNOS.

 

PD.: en mi lista de las mejores cosas del día, esto se llevó sin duda el número uno del ranking.

OPORTO en 13

(Algunas, como os daréis cuenta, tienen filtros, no por mejorarlas, sino porque así se visualizaron en mí…)

1)

IMG_4356…también es cierto, si eso le sirve de consuelo, que si antes de cada acción pudiésemos prever todas sus consecuencias, nos pusiésemos a pensar en ella seriamente, primero las consecuencias inmediatas, después las probables, más tarde las posibles, luego las imaginables, no llegaríamos siquiera a movernos de donde el primer pensamiento nos hubiera hecho detenernos.  (Ensayo sobre la ceguera. José Saramago).

 2)

DSCF7334Borrar la pizarra entera de un día para otro, ser nuevo con cada madrugada, en una revirginidad perpetua de la emoción: esto, y solo esto, vale la pena ser o tener, para ser o tener lo que imperfectamente somos.  (Libro del desasosiego. Fernando Pessoa)

3)

IMG_4317Adiós, voy a meterme dentro de un balde, cabeza abajo, a ver si me descansa el espíritu. Esto es lo que hacen todo los grandes hombres –siempre que tengan- 1º espíritu, 2º cabeza, 3º balde en el que metre la cabeza. (Cartas de Amor. Fernado Pessoa)

 4)

IMG_4398No encontró respuesta, las respuestas no llegan siempre cuando una las necesita, muchas veces ocurre que quedarse esperando es la única respuesta posible. (Ensayo sobre la ceguera. José Saramago).

5)

IMG_4412Quien verdaderamente ama no escribe cartas que parecen requerimientos notariales. El amor no estudia tanto las cosas ni trata a los demás como a reos a los que hay que “apretar las tuercas” (Cartas de Amor. Fernado Pessoa)

6)

IMG_4312¿Quién de nosotros puede decir, volviéndose en el camino del que no hay regreso, que lo ha seguido como debía haberlo seguido? (Libro del desasosiego. Fernando Pessoa)

7)

IMG_4407…una persona que busca a otra persona sólo porque ha comprendido que la vida no tiene nada más importante que pedir a un ser humano. (Los premios Nobel de Literatura toman la palabra. Discurso de José Saramago)

8)

DSCF7306(el edificio blanco es la librería Lello e Irmao) 

…Usted es escritor, tiene, como dijo hace poco, la obligación de conocer las palabras, sabe que los adjetivos no sirven de nada, si una persona mata a otra, por ejemplo, sería mejor enunciarlo así y confiar que el horror del acto, por sí solo, fuese tan impactante que nos liberase de decir que fue horrible,…(Ensayo sobre la ceguera. José Saramago).

 

9)

IMG_4372No: cada uno veía las cosas exactamente tal como habían pasado, cada uno las veía con idéntico criterio, pero cada uno veía una cosa diferente, y cada uno, por lo tanto, tenía razón.  Me quedé confuso con esta doble existencia de la verdad. (Libro del desasosiego. Fernando Pessoa)

10)

IMG_4290Hoy he andado todo el día a monte, sin punto fijo donde quedarme; es decir, he estado yendo del Martinho da Arcada al Martinhode L. De Camoes, y vuelta a empezar todo el día. Esto es muy agotador (además de caro) para quien ha perdido ya la costumbre, y por tanto el placer, de andar haciendo vida de café. (Cartas de Amor. Fernado Pessoa)

 11)

DSCF7330Las cosas más simples, realmente simples, esas que no hay nada que pueda hacer semisimples, me las hace complejas el yo vivirlas. (Libro del desasosiego. Fernando Pessoa)

12)

IMG_4380 Ahora soy capaz de ver con claridad quiénes fueron mis maestros de vida, los que más intensamente me enseñaron el duro oficio de vivir. (Los premios Nobel de Literatura toman la palabra. Discurso de José Saramago)

13)

IMG_4388Mis horas más felices son aquellas en las que no pienso en nada, no quiero nada, ni si quiera sueño, perdido en un torpor de vegetal errático, de mero musgo que creciera en la superficie de la vida. Disfruto sin amargura de la conciencia absurda de no ser nada, del sabor previo de la muerte y del apagamiento. (Libro del desasosiego. Fernando Pessoa)

PD.: y la última…ya visualizando Madrid, y diciendo adiós a los autores portugueses…

IMG_4504

La altitud “reduce todas las cosas a sus proporciones relativas, y a la Verdad”. Se esfuman las cuitas, los remordimientos, las aversiones: ” con qué facilidad se disipan la indiferencia, el desprecio, la desmemoria…y surge el perdón”. Félix Tournachon. (Niveles de vida. Julian Barnes)

LA CEBRA

tumblr_mh61raOOr31rcs9p8o1_500

 

Pero siguió preguntándole a la cebra,

y aprendió a ser, uno en cada instante.

Hoy así, y de aquella manera.

Aprendió a sentir cada una de las melodías que atomizaban la vida,

melodías que,  con cada respuesta,

ya tenían otro ritmo…

 

PD.: Nadie está exactamente en su sitio y más vale así, una adecuación estricta sería insoportable. (Autorretrato con Radiador.  C. Bobin)

MIRADAS

Lo ve allí arriba. Se aguanta en el atril con una mano, fina y arrugada, con la otra, sin saber demasiado cómo, intenta ajustar el micro. El bastón se lo ha dado a la azafata una vez ha conseguido llegar.
Con el dedo índice empuja las gafas, con lentitud, y luego, sin darse cuenta, se arrastra el pelo, ya débil, ya blanco, hacia atrás. Ella sonríe…pero hasta en este momento??… Con cada caricia a tu cabello, añades una cana, no lo ves??
Él se mantiene erguido, venciendo a esos hombros que, desde hace años, transitan las horas desplomados hacia delante.

Antes de hablar la busca. Ella le guiña un ojo. Tú pue_des le grita en silencio.
Empieza el discurso. Ella aprieta sus puños y lo va repitiendo, muy bajito.
Le sigue favoreciendo el verde en la corbata. Que sí, que así resaltan más tus ojos.
La sala permanece atenta a esa voz serena, algo trémula, que va avanzando. Da las gracias, hace un recorrido rápido por su obra, cuenta de sus inicios. Para. Respira. Continua.
Vuelve a buscar su mirada. Ella le sonríe y asiente con la cabeza.

Ha perdido peso en los últimos meses y no recuerda desde cuándo anda regalando altura, pero se le sigue asemejando a ese actor, tan elegante, tan apuesto. Igual que el primer día que lo conoció, no, si ya, que no es el actor más guapo, pero es tan atractivo, solía decirles a sus amigas.
La sala aplaude. Se levantan. Ella se ayuda en una de sus hijas para también ponerse en pie. Él, indefenso, se agarra ahora con más fuerza al atril, ahora con las dos manos, finas y arrugadas. Sonríe, apretando muy fuerte los labios y mientras, una lágrima viaja por su mejilla.

La mira. Ella aplaude muy fuerte y mantiene, sin pestañear, sus ojos en él. Ríe. También llora. Y vuelve a hablarle, de nuevo, en silencio.

Mª Eugenia.

PD.: Hay domingos que amaneces con unas melodías que te llevan a otros sitios.  GRACIAS!!

Va a ser un NO.

Ayer llegó el gran día. El sueño de (parte) del pueblo catalán podía empezar a tomar forma. En los últimos años hemos asistido al revuelo de los independentistas de La Terra, multiplicándose como los gremlins con cada No del Gobierno Español (y estos, ciertamente, han sido demasiados y, en su mayoría, absurdos).

Me abstengo de entrar a reflexionar sobre si Espanya “les/nos” roba (que, sea lo que sea, siéntense a rediseñar balanzas por Diossss), sobre si existe o no el Sentiment (que ya digo que sí, y eso desde siempre, y es absurdo intentar rechazarlo), si ha sido una comedura de tarro desde El Govern para tapar “su” crisis (que sí, absolutamente) y sobre si el PP de Rajoy lo ha hecho mal no, lo siguiente (que también, y más absolutamente). O sobre si la consulta no era legal (que no), pero llegados hasta ese punto de exaltación, hubiera sido más fácil permitir con normalidad la votación, ahorrarles el victimismo, y evitar entonces unos cuantos votantes.

El caso es que ayer parecía que se marcaba el nuevo destino para Catalunya.

Yo no estuve en Barcelona, fui siguiendo el tema (a ratos, que el domingo es para disfrutarlo mucho más) por el whatsapp familiar, por mensajes con los amigos, ojeando los medios digitales y las redes sociales.  Mi Facebook, mi Twitter y mi Instagram se iban inundando de fotos de colegas o de conocidos votando, con comentarios épicos, cuales Robin Hoods en los tiempos modernos. Como si no hubieran podido votar en la vida, cuando ERC se ha presentado a todas las elecciones desde hace años, y en su programa siempre se ha defendido la Independència. Me sorprende, aún, cómo algunos se han sumado a esta fiebre con carrerilla, sin haber manifestado en los tiempos anteriores ninguna incondicionalidad a Catalunya ni ser, incluso, catalanoparlantes (Sr. Rajoy, por favor, téngalo en cuenta, que esto vuelve a ser resultado de su gestión del NO, NO y NO, y sí, de la manipulación de los medios de un lado y de otro).

A última hora, eso sí, puse Salvados (digan lo que digan, Jordi Évole es el más crack en estos momentos del periodismo nacional) y escuché entonces a Llach, a Mas…y más de lo mismo, la quimera era ya una realidad.

Los datos de participación andaban parados con los resultados de las 18:00h de la tarde. Curioso. Y así, hasta que al menos  yo me fui a dormir (lo que fue bastante tarde, que por finnnnn ha llegado ya la 2ª Temporada de The Newsroom, y McAvoy y Mackenzie me atraparon sin piedad….).

Esta mañana, escondido entre titulares de victorias aplastantes en los medios, he buscado el dato de participación. SORPRESA: aproximadamente un 33% de participación. Senyors del Govern Català….i això???? Això és un èxit??. Si después de toda la matraca que han dado, la movilización que han promovido, el victimismo con el que se ha vivido este asunto… sólo 2 millones y poco (de 6yalgo) han ido a las urnas….. va a ser que Catalunya, en su mayoría, quizás no quiere ser independiente, no?. Tengamos en cuenta que los del NO (o en su gran parte) no han ido a votar, y de los del Sí, muchos ha sido para castigar al Gobierno Central (no, no me lo invento, conozco a unos cuantos) pero que, en una consulta legal, no apoyarían la independencia.

Así que por favor… Sr. Rajoy, escuche al pueblo catalán, porque a pesar de todo, dos millones son muchos, por supuesto. Respételos, deje de decir a todo NO, y siéntese a hablar para negociar.  Sr. Mas pare ya de agitar esa bandera absurda de la salvación independentista. Que al final han vuelto a ser los mismos de los últimos 11S. Dedique todo el esfuerzo y el dinero que le ha regalado al 9N a mejorar Catalunya, que falta nos hace (como al resto de España).

Señores… por favor…de verdad, y si nos bañamos juntos en el mar???

PD.: y sí, me atrevo a opinar porque una es de Barcelona, he vivido allí 25 años. En mis últimos 15 en Madrizzzz, voy mínimo una vez al mes a la Condal, más vacaciones y fiestas de guardar. Conozco, por tanto, bastante bien el percal allí y aquí….

POSITIVE PROJECT: Day5. The End.

Hemos llegado al último día de este Positive Project (lunes, que voy con un día de retraso).

Lo primero es dar las miles de gracias a Pachi por meterme en esta historia. Que la empecé como un juego, y la verdad, me ha ayudado a tomar (aun más) consciencia de las cosas chulas, buenas, nice, interesantes….(poned el adjetivo que queráis) que a una le pasan. Sólo con estar pendiente, pararme a sentirlas y darles un enunciado es como si las hubiera vivido de forma más intensa. Me ha encantado. También le doy las gracias a todos esos que se han ido sumando al proyecto, los “nominados”, porque con su aportación lo están haciendo un poquito más grande.

tumblr_mlze2jljQz1rzadffo1_500

Van las tres cosas (más) positivas de ayer:

1.- A primera hora alguien entró en mi despacho para darme las gracias. Y eran unas gracias sinceras, de las buenas…. Así que gracias a ti por compartir tu ilusión y tus ganas de hacerlo.

2.- Tuve una conversación inesperada con alguien especial y muy importante para mí. Salió porque sí, sin guión ni premeditación, y me gustó lo que hablamos. Por aquello de la confianza, de conocerte algo más, y de poder  disfrutar de relaciones personales que sean de verdazzz y calidad (las únicas que a mí me sirven y quiero tener).

3.- Me pasé unas horas abriendo cajas, expandiendo y recontando libros, cerrando otra vez las cajas… Era una “tarea” que se me estaba haciendo un poco bola y al final, como todo, siempre es ponerse. Se me pasó rápido, tuve esa sensación de prueba superada, volví a husmear libros que me interesaban, y escuché, de mientras, un rato largo de buena música, en parte gracias a alguien que nos ha obsequiado en los últimos tiempos con un gran repertorio.

Y amanecí el día sumergida en el otoño, y me alegré de su llegada. Las hojas caen para que crezcan otras, más fuertes y más vivas. Vi a hormiguitas alineadas, con los labios apretados y acompasadas en la inercia, y me sentí (muy) feliz por pensar que yo no era parte de esa jungla. Perdí un zapato al bajar del autobús, y no vino ningún príncipe con él, pero me reí (y además está, ahora sí, llegando). Resolví varias cosas de trabajo gracias a los grandes profesionales que me ayudan. Presenté a dos cracks estupendos, cada uno en lo suyo, y me sentí contenta de que fuera fácil. Tuve una comida por temas laborales relajada, interesante, de la que aprendes y, sobre todo, fluye y estás a gusto. Volvió a mi mente una serie que me trae recuerdos de una época, y con ella una melodía que siempre me da relax (me la puse luego, un día más). Fui víctima de la lluvia y no me importó (en absoluto). Me encontré a una buena amiga por el Barrio de las Letras (y ya van dos veces de forma inesperada!!). Me reí con un zapato que luchaba por despegarse de una hoja enamorada. Me hicieron el favor de llevarme a casa. Hablé por teléfono con mi gurú, y ahora soy un poco más sabia. Me alegré al ver que un Gañán dejaba su postureo reposando y se sumaba a este reto. Recoloqué (algunos) objetos de casa, por aquello de que la paz de espíritu también es visual. Multipliqué el arroz como los panes y los peces. Me fui a dormir con casi la seguridad de que la gastroenteritis estaba vencida y de que las copas de vino están ya brindando para mí.

And that’s all folks. GRACIAS por haber llegado conmigo hasta este día. Y como últimos nominados, me gustaría que Bea (Cortizo) se sumara al reto, porque hace tiempo que rebusca y encuentra esta sencilla felicidad, a Eva, porque aunque no lo haga público, le va a gustar hacerlo, y a Javi, porque nos va a rebosar de cosas bueníiiiiisimas y además, le viene bien practicar en las redes sociales…que lo sé…..

POSITIVE PROJECT: Day4

Llegamos al cuarto día. Que además de ser domingo (sí, aún estoy en ayer) fue muy bonito.

1.- De buena mañana me adentré en la naturaleza para pasear por la montaña. Fui a buscar flores (que no encontré), que suena a Heidi pero dejémoslo en cosas de mi madre. Fue un ratito de tranquilidad y de observar, de ensuciarme las zapas de barro, porque de eso se trata, respirando vida, sin pensar mucho en nada, solo pendiente de detalles y atendiendo a los pájaros que, esta vez , cantaban en voz baja, como dando los buenos días con respeto. Empecé a divisar mariposas, blancas, amarillas y marrones que iban y venían acompañándome. Y sonreí con cada una. Dos volaban muy juntas, y muy alto. Un árbol me llamó la atención, y aún no sé por qué (pero lo averiguaré).

FullSizeRender-5

2.- Comimos (casi) toda la familia junta. Sí, de nuevo a soplar velas (aquí creo ya que se acaba el cumple). Y otra vez un montón de cariño, y de risas, y de conversaciones que se interrumpen, y niños que entran y salen, y de contar todos con todos. Y me emocioné con un marco lleno de fotos de mi vida…GRACIAS TÍA!!

FullSizeRender-5

3.- Acabé el último libro de Marías, Aquí empieza lo malo, que no me ha encantado pero me ha dejado con esa sensación, que siempre consigue este autor, de no estar en el mismo sitio que cuando empezaste a leerlo. Obligándote de forma inteligente a reflexionar, de la mano de unos personajes complejos e interesantes. Os dejo un párrafo: “Nunca nos recuerdes juntos si no quieres lamentarte día tras día y todavía más noche tras noche. Ni si quiera nos recuerdes separados, porque al final, al recordar, siempre se junta”

Amanecí acordándome (otra vez!!) de un sueño chulísimo. Me saludaron y saludé a runners y ciclistas, profesionales y de pacotilla, pero con ganas de disfrutar del día. Me recibieron dibujos de mi sobrina (y su amiga). Leí al sol. Me sentí muy orgullosa de mi prima Berta, por su vitalidad, su fortaleza y ser ella la que nos hace reír. Se me cayó la baba con mi gordito favorito. Ayudé en la cocina a mi mami, y luego fregué platos y copas (que pensaréis que de NiceMoment nada, pero a mí me relaja). Abrecé muy fuerte a mi tía. Vi una luna que jugaba con las nubes al escondite. El del control en Sants me hizo reír, y me dijo que eso me alargaba la vida (y además le alegré también a él el rato). En el AVE me pusieron Stuck in Love (o un Invierno en la playa para nuestra cutre cultura), y de nuevo (ya la he visto tres veces) disfruté un montón de su banda sonora, y de todos esas conversaciones en relación a la literatura, a la pasión por escribir, sobre el amor y los sentimientos (Creo que en eso consiste consiste escribir, en escuchar nuestro corazón, y cuando lo hacemos nuestro cometido es descifrarlo lo mejor que sepamos- de la peli). Llegué a un Madrizzzz húmedo y oxigenado, y en el taxi tuve ese pensamiento, que siempre me asalta en el trayecto de Atocha a mi casa, de cuánto me gusta esta ciudad. La taxista me dio conversación, y hablamos con simpatía. Unos tweets de última hora me hicieron reír. Cuando me acosté…vencí al insomnio.

Me gustaría que esta vez se sumaran al proyecto Rosa, Luisa y Alfonso. Porque además de todas las cosas buenas que van a poder contar….. van a obligarse a escribir un rato….cada día….