YO NO QUIERO VIVIR EN UN PAÍS ASÍ.

O quizás en un mundo así, que esto no se acaba en nuestra valla. Pero lo de más lejos siempre parece que no es responsabilidad nuestra. Así que centrémonos en nosotros, porque esto sí que depende de ti y de mí.

No sé en qué momento hemos borrado algo que, de pequeños, creo nos enseñaron: que los seres humanos somos iguales, que lo único que en un momento determinado nos hace parecer diferentes es la suerte de haber nacido en un país con posibilidades o en uno que no las tiene, y podríamos discutir incluso si eso es suerte, o en realidad una lápida donde nos revolvemos buscando etéreas y artificiales felicidades.

Lo único que nos hace parecer diferentes es haber nacido bajo una religión u otra, bajo unas libertades o sin ellas. Pero que esto no va de color de piel, ni de altos ni guapos, ni de listos o tontos, ni de ricos o pobres. Va de personas. Lo que somos cada uno de nosotros. Pero parece que nos hemos olvidado, que ahora hasta un perro merece el clamor popular y un ser humano puede ser tratado como un objeto. Total, es más fácil.

Ante estas imágenes de ayer me importa poco si Catalunya se quiere suicidar, o si hay tarjetas negras repartidas en cada rincón. Incluso si tenemos un sanidad negligente. Hasta que no entendamos que el mundo lo formamos personas, será imposible cambiar nada.

Yo no tengo la solución. Claro que no. Y hace unos meses estaba bien cerca de esa valla, olvidándome de que existía, no fuera a ser que las Coronitas me sentaran peor. Pero existe. Y los que intentan, no por gusto, cada día saltarla son personas. Como tú. Como yo.

Se merecen esto? Vaya mierda de país que estamos construyendo.

2 comentarios sobre YO NO QUIERO VIVIR EN UN PAÍS ASÍ.

Responder a Bea Cancelar respuesta

Puede utilizar estas etiquetas HTML

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>