RIDÍCULOS…

Ridículo: del latín ridiculus, y éste del verbo ridere (reír) junto al sufijo instrumental culum (es probable), que nos dio palabras como obstáculo, oráculo y vínculo. El participio de ridere es risus y de ahí tenemos la palabra risa y sonrisa. ¿Es probable reír?


Hace una semana había quedado a última hora de la tarde en Alonso Martínez, como mi querida Ve’s_pita  andaba estropeada y no iba mal de tiempo decidí ir paseando, uno de mis fáciles placeres. A la altura de ZARA de la calle Orense, diez minutos más o menos después de haber salido de casa, sin saber muy bien cómo, oí un crack y entendí que se me había roto una de las sandalias, de esas típicas estivales con sólo dos tiras, que si una falla (que es lo que pasó), te quedas con el zapato en la mano. Siendo sábado tarde el nivel de muchedumbre por la zona, por supuesto, era considerable.  Dos chicos se aguantaron la risa y muy amables me dijeron algo así como: “suerte que has tenido que estás al lado de una tienda”. Yo, muy digna, simplemente exclamé un “anda, vaya…..” y me eché también a reír. Aun así decidí que no, que deshacía el camino andado, que no es época  de gastar y que regresaba a casa. En el trayecto, otra señora me paró y me preguntó  (supongo que no suele ser normal ver a una chica arregladita con un pie descalzo y un zapato en la mano), le expliqué lo sucedido y seguí un poco a lo pata de palo andando para arriba. Tengo que reconocer que muchos no se dieron cuenta, pero que unos cuantos me miraban sorprendidos, dedicándome con sus ojos un pobrecita, y otros se partían en mi cara, devolviéndoles la menda la sonrisa. Llegué a casa,  me lavé el pie, me cambié de zapatos, cogí el metro porque ya no llegaba, y … Fin de la cita.

Varias semanas antes, tras unacomidaconvinoquesetransformaenunatardedecopasquesealargahastaunanochedejuerga, de aquellas que sabes cómo empieza pero que acaba sin entenderla (gracias a Dios de estas ahora ya vives pocas), de aquellas que no es hasta la mañana siguiente cuando te das cuenta de que diciendo, haciendo, y escribiendo en esas últimas horas nocturnas has sido bastante ridícula, pudiendo haberte ahorrado parte de tu gloriosa actuación solo con un poco de lucidez (de esa que perdemos al ritmo de los rones), con la coke light de las once decides reírte (con el desayuno sólo has sido capaz de recordar tus actos) y asumir el patinazo, que esto es lo que hay y por mucho que quieras rebobinar, el rewind nunca funciona. Así que entre sonrisas avergonzadas lo archivas como un capítulo más de tus bobas experiencias, confiando siempre en aprender algo de ello. Fin de la cita.

Y por supuesto, a pesar de que una no se considera de naturaleza patosa, ya que los deportes suelen dársele bien y el bailar acostumbra hacerlo con ritmo, reconozco que lo de irme al suelo por tropiezos o resbaladas (con y sin tacones) de vez en cuando me pasa, y como siempre suele haber gente delante, pues otra vez toca reírse de una misma…y con una misma. Que no será ni la primera ni la última vez que siga ocurriendo. Fin de la cita.

Así que de ridículos en la vida vamos sobrados, al menos la que escribe. Ridículos de todo tipo y condición. Lo único que al final cuenta es que con los años aprendes a reírte, de ti misma y con los otros, que tienen bien merecido burlarse de ti. Sin duda, a gestionar los ridículos deberían enseñarnos desde pequeñitos, la vida sería más fácil asumiendo que no podemos controlarlo todo, que las extravagancias y las estupideces pasan, o las provocamos, y que somos más fuertes cada vez que soltamos una carcajada ante ese sentimiento de bochorno que nos invade de repente.

Pero lo que es de tarjeta roja, a conjunto esta vez con el uniforme, es hacer el ridículo a conciencia, como hemos hecho con Madrid 2020. Y sí, va por el nefasto inglés de la Sra. Botella y su relaxing café con leche, hablando además a los miembros del COI como si fueran imbéciles. Va por el discurso patético en castellano del Sr. Rajoy, chillando y gesticulando como si estuviera en el Congreso, sin tener en cuenta que la audiencia internacional cuenta con más nivel que el de los políticos autóctonos. Y va por esa taaaaaaan precisa previsión que nos daba casi ya por ganadores, que nuestro amplio séquito en Buenos Aires y nuestros medios de comunicación se dedicaron a expandir los días previos (realmente si ellos se la creían, es para preocuparnos  viendo cómo les torearon los delegados internacionales).

Srs. Políticos, de esos ridículos no nos reímos con ustedes, sino de ustedes. Y les agradeceremos que, por favor, no se rían con nosotros, porque en realidad no nos hace ni pizca de gracia. Una vez más nos dejan claro que no les merecemos,  que se han convertido ustedes en el insuperable obstáculo, lo entienden??…Ay perdón, es verdad, si….….you don´t listen the ask, do you?


PD.: y sí, por favor, no insistamos más….Dejémoslo por una temporada, asuman que Hemos perdido, y sí, también Hemos sido vencidos, y déjense de frases lapidarias…ridículas…

6 comentarios sobre RIDÍCULOS…

  • Alfonso

    Tienes razon en todo, pero ahora nadie habla de la muy impostada actuacion de la presentadora cojita nipona ni de las sonrisas forzadas, que no debian ver nada al estirar tanto los ojos de los politicos nipones.

  • Pita

    bueno, sinceramente eso no lo sé…..no lo vi….Pero sí vi nuestra actuación, y fue muy lamentable….pero es q. insisto, lo q. no entiendo es cómo nos aseguraban que teníamos posibilidades, que si 50 votos comprometidos….y luego nos mandaron a casa a la primera de turno…..

  • Antonio

    Madrid is-fun-la-la-la, also, also, perhaps, relaxing cup of café con leche?? perhaps, la la la….

    No tengo más que añadir.

  • Pita

    ….jajajaja….además lo estoy oyendo…qué gran entonación !!!!!!

  • Pues yo agradezco el bochornoso espectáculo, si eso fue el motivo por el que no nos concedieron el “honor” de albergar los Juegos del 2020. No estamos para grandes eventos sino para empezar el país de cero, con las pequeñas cosas. En Valencia sabemos mucho de eso.

  • Pita

    Los JJOO son una cosa muy bonita…..te lo digo yo q. estaba en BCN’92….pero tienes razón que quizás no estamos preparados paar albergar un evento así…que hay que arreglar mucho las tripas de este país…..

Responder a Alfonso Cancelar respuesta

Puede utilizar estas etiquetas HTML

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>