Quieren Cartas de Amor, pues Tendrán Cartas de Amor

Compartir

Si son los departamentos de marketing los que de forma avispada crean las necesidades, o si simplemente  cubren lo que el cliente demanda, es un debate sin consenso.

Si vivimos en una sociedad predispuesta a dejarse guiar por influencias externas y dejarnos llevar por tendencias, o si confiamos en nuestro criterio personal para elegir, abre otro debate en el que lo subjetivo y el momento tiene mucho que decir.

Si hay que ir  o no a ver Sexo en Nueva York, que cada uno lo decida.  Pero que Sexo en Nueva York sigue provocando reacciones curiosas, no es discutible y ese debate está cerrado.

La que escribe dijo que dejaría pasar un tiempo antes de volver a hablar del fenómeno de las chicas de Manhattan.  El sentirme más Carrie que nunca en las últimas semanas, en las que me he enterado de que ya dispongo de mi primer amigo gay, en las que he disfrutado de una tarde probándome Manolos, y en las que me he acercado al oficio de las letras más que  nunca, no es el motivo para hacer referencia a ellas de nuevo. Demasiado simple, demasiado personal.

Es la noticia que leo en Papel en Blanco la que me lleva de nuevo a dar protagonismo a la película.

Carrie y Mr. Big están hablando en la cama, disfrutando de un momento íntimo y lleno de complicidad, libros en mano antes de apagar la luz.  Mr. Big le pregunta cuál es el libro que está leyendo, la respuesta de ella llena la pantalla de romanticismo: “Cartas de amor de grandes hombres” (Love Letters of great men).  Minutos más tarde, es el mismo libro el que desata en gran medida el final de la historia.

Resulta que desde el estreno de la película, dicho libro se ha convertido en el más buscado en las librerías de Nueva York.  Me imagino que en su mayor parte por el sexo femenino, pero quizás algún hombre está queriendo también mejorar sus habilidades románticas.  El resultado de tal búsqueda ha sido sorpresa de los dependientes y decepción de los clientes. ¡!Ese libro no existe!!

Ante una necesidad tan abiertamente manifiesta por  la demanda, la oportunidad que se abre es de oro.  Y como quien no corre vuela, ha sido la editorial Pan Macmillan quien se ha llevado gato al agua. Quieren cartas de amor, pues tendrán cartas de amor.

En un rápido período de tiempo han conseguido la selección de cartas, porque éstas, a pesar de no existir como recopilación,  si fueron alguna vez escritas.  Y ya fuera como manifiestos verdaderos de amor, o como simples ejercicios de estilo, en algún momento, diferentes personajes relevantes de la historia y la literatura si plasmaron en papel sus sentimientos y emociones.  De esta forma,  el libro está ya en el mercado.

Todos los románticos pueden, a partir de ahora, disfrutar con los textos de amor de autores como Plinio el joven, Enrique VIII, Napoleón, Mark Twain, Charles Darwin, Oscar Wilde, Charles Flaubert, Mozart o Beethoven.

Dice Papel en Blanco que no hay indicios de que el libro pueda ser traducido al español, por tanto, afinaremos nuestro léxico inglés, y ya sea utilizando amazon, visitando la librería inglesa, o haciendo un encargo a Los States, intentaremos conseguirlo. Ya que, al margen de que esas cartas unieran de por vida a Carrie y Mr. Big, para incluso los menos apegados a la serie, cierto es que nunca está de más llenar de amor nuestros momentos de lectura  para, por si acaso, ayudar a recordarnos lo que verdaderamente es y significa el sentirlo.

PD.: el libro, por cierto, ya está en mi poder…

5 comments to Quieren Cartas de Amor, pues Tendrán Cartas de Amor

Leave a Reply

You can use these HTML tags

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>